Ponte en contacto con COmadres en nuestro correo electrónico

Ponte en contacto con la tribu: tribucomadres@gmail.com

18 de mayo de 2016

Esfínteres: control y autoritarismo. Por Laura Gutman

Si estuviéramos en una isla desierta con nuestros niños, y contempláramos al bebé humano, con la misma celeridad con la que observamos a los animales, constataríamos que el control de esfínteres real se produce mucho más tardíamente de lo que nuestra sociedad occidental tiene ganas de esperar. Lamentablemente, en lugar de examinar cuidadosamente cómo suceden las cosas, elaboramos teorías que luego pretendemos imponer esperando que funcionen.




Hemos impuesto a los niños el control de esfínteres alrededor de los dos años de edad, con lo que este tema se ha convertido en todo un problema. Si observáramos sin prejuicios el proceso natural, estaríamos ante la evidencia de que los niños humanos la realizan después de los tres años, algunos después de los tres años y medio, o incluso después de los cuatro años. ¡Qué importa!

Sin embargo los adultos -sin pedir permiso a los niños- ¡Les sacamos los pañales mucho antes! Esto significa que les arrebatamos el sostén, la contención, la seguridad, el contacto, el olor, agregándoles la exigencia de una habilidad para la cual no están aún maduros. Que el niño nombre “pis” o caca” no significa que cuente con la madurez neurobiológica para controlar dicha función.

Sacar los pañales porque “llegó el verano”, decidir que ya tiene dos años y tiene que aprender, responde a la incomprensión de la especificidad del niño pequeño y de la evolución esperable de su crecimiento. Cabe preguntarnos porqué los adultos estamos tan ansiosos y preocupados por la adquisición de esta habilidad, que como otros aspectos en el desarrollo normal de los niños, llegará a su debido tiempo, es decir cuando el niño esté maduro.

Controlar esfínteres no se aprende por repetición, como leer y escribir. Se adquiere naturalmente cuando se está listo, como la marcha o el lenguaje verbal.

Ahora bien, si no estamos dispuestas a rendirnos ante la sabiduría del tiempo interno de cada niño, las mamás lucharemos contra los pis que se escapan, las bombachas y calzoncillos mojados, las sábanas y colchones al sol, los pantalones interminables para lavar, mientras acumulamos rencor, hastío y mal humor en la medida que creamos que nuestros hijos “deberían haber ya aprendido”. En cambio, si dejamos a los niños en paz, después de los tres años, o cerca de los cuatro años, (sin olvidar que cada niño es diferente) simplemente un día estará en condiciones de reconocer, retener, esperar, ir al baño, sin más trauma y sin más vueltas que lo que es: controlar con autonomía los esfínteres.

A mi consultorio llegaron durante años niños con problemas de enuresis de 5, 6, 7, 8 años e incluso de mayor edad. La mayoría de ellos, se hacen pis sólo de noche, mientras duermen. Invariablemente les han sacado los pañales alrededor de los dos años. Los casos de enuresis son muy frecuentes, pero habitualmente no nos enteramos porque de eso no se habla. Total quedan como secretos de familia. He comprobado que cuando las mamás aceptan mi sugerencia de volver a ponerles pañales (caras de horror), los niños los usan el mismo lapso de tiempo que hubiesen necesitado desde el momento en que se los sacaron hasta que hubiesen podido controlar esfínteres naturalmente. Como si recuperaran exactamente el mismo tiempo que les fue quitado. Y luego, sencillamente se acaba el “problema”. Hay padres que opinan que “es contradictorio volver a poner un pañal una vez que se tomó la decisión de sacarlo”. En realidad en la vida probamos, y damos marcha atrás si es necesario y saludable. Simplemente diremos: “creí que estabas listo para controlar los esfínteres, pero obviamente me equivoqué. Te voy a poner el pañal para que estés cómodo, y cuando seas un poco mayor, estarás en mejores condiciones para lograrlo”. Es sólo sentido común. Se alivian las tensiones y finalmente el control de esfínteres se encausa.

Los niños -frente a la demanda de los adultos- hacen grandes esfuerzos para controlar sus esfínteres, pero ante cualquier dificultad emocional -por pequeña que sea- se derrumba el esfuerzo desmesurado y se escapa el pis. Luego vienen las interpretaciones: “me tomó el tiempo”, “me lo hace a propósito”, “él sabe controlar pero no quiere”.


Entiendo la presión social que sufrimos las mamás. Hay jardines de infantes que no aceptan niños en salas de tres años con pañales. Hay pediatras, psicólogos, y otros profesionales de la salud, además de suegras, vecinas y amigos bienintencionados que opinan y se escandalizan. Pero es posible sortearla con un poquito de imaginación: los pañales son descartables, baratos y anatómicos, lo que les permite a los niños ir a jugar, ir a un cumpleaños, al jardín, sin tener que pasar por la humillación de mojarse en todos lados. Hay quienes no quieren ir al jardín a causa de la probabilidad de hacerse pis. Otros se vuelven tímidos, otros especialmente agresivos mojando cuanta alfombra encuentran a su paso.

Por otra parte, hacer “pis” no es lo mismo que desprenderse de la “caca”. Muchos niños que controlan perfectamente el pis, piden el pañal para hacer caca. Es importante que les ofrezcamos lo que están pidiendo, porque nadie pide lo que no necesita. ¿Cuál es el motivo para negárselo?

Yo espero humildemente que alguna vez nos demos cuenta del grado de violencia que ejercemos contra los niños, envueltos en exigencias que no pueden satisfacer y que se transforman luego en otros síntomas (angustias, terrores nocturnos, llantos desmedidos, enfermedades, falta de interés) que hemos generado los adultos sin darnos cuenta.

Acompañar a nuestros hijos es aceptar los procesos reales de maduración y crecimiento.
Y si sentimos rechazo por algún aspecto, entonces preguntémosnos qué nos pasa a nosotros con nuestros excrementos, nuestros genitales y nuestras zonas bajas que nos producen tanto enojo. Dejémoslos crecer en paz. Alguna vez, cuando sea el momento adecuado controlarán sus esfínteres naturalmente, así como una vez pudieron reptar, gatear, caminar, saltar, trepar y ser hábiles con sus manos. No hay nada que modificar, salvo nuestra propia visión.

Laura Gutman.

Y para seguir leeyendo sobre el tema, les dejamos unos enlaces, el primero es una relfexión de una psicóloga sobre este tema, y los dos últimos son un método que propone el control a temprana edad.  Recuerden, estas decisiones son de cada díada (MamáBebé), no son la verdad absoluta, pues el único que sabe de verdades es el corazón de cada mamá y por cierto es muy sabio.  Espero les sea de ayuda y compañía.
La COmadre Lila 



El control temprano de los esfínteres (Método)


Elmo va al baño, un video lúdico que nos ayuda sobre todo a padres y madres a generar ideas y procesos creativos para acompañar a l@s hij@s en su aprendizaje a ir al baño.



10 de mayo de 2016

Maternidad, el gran poder oculto...

He decidido publicar este texto el día de hoy, por que estar cerca de mis COmadres me inspira, por que después de una charla en el whats app donde cada una ha expresado como de verdad quisiera ser festejada TODOS LOS DÍAS , me doy cuenta de nuevo e incansablemente que las maternidades son actos políticos. 

Por que sí, esta bien que hayan flores y bombones, a quién no nos gusta un postre y el jolgorio de reunirnos al festejo, si ha de ser por que somos madres, pues que sea, pero también las madres queremos que nuestros derechos de salud sean respetados, tener las mismas oportunidades laborales y de realización que los padres y las personas que no tienen hijxs, que nuestro derecho a lactar sea respetado con verdaderas garantías de bienestar social y económico para nosotras y nuestras familias, queremos estar más tiempo de calidad con nuestros hijxs sin poner en riesgo nuestra economía, queremos que la maternidad nos sume, que deje de restarnos derechos, posibilidades y acceso a una vida honorable, saludable y realizada. 


Pan, rosas, chocolates y bombones, pero también sueldos justos, respeto a nuestra capacidad laboral, equidad en las labores del hogar, en la crianza de l@s hijxs, respeto en la calles y lugares públicos para ejercer nuestras maternidades , respeto en los hospitales, queremos que los servidores de salud dejen de ejercer el poder y la dominación, queremos que la violencia obstétrica, la violencia en el hogar, y todas las violencias en cualquiera de sus formas desaparezcan, queremos elegir como parir, como vivir y como morir, queremos TOOOODO y además bailar, como diría Rosa Zaragoza. 

Así que feliz día de las maternidades Comadres, gracias a cada mujer madre que ha tocado mi vida, que me suma, que le sumo, gracias comadritas de mi amor por ser espejos no de un día del siempre y lo eterno. La COmadre Lila 


Maternidad,  el gran poder oculto.
A partir de textos de Casilda Rodrigañez Bustos

Antes de comenzar quisiera decir que respeto y entiendo  que  ser madres de hijas e hijos biológicos nos es una obligación o una norma que tengamos que cumplir todas las mujeres sólo por que nacemos con esta anatomía , que la maternidad en su sentido más biológico no es el deber de todas las mujeres, que es tan honorable elegir ser madre como no serlo, que todas las mujeres tenemos el derecho de poner nuestra fertilidad a favor de lo que más gozo nos de.

 Reunión Círculo COmadres Xochimilco 2014

Sin embargo la maternidad es un asunto que nos compete a todas y a todos, por que todos los seres humanos hemos llegado a esta tierra y lo seguiremos haciendo por la misma vía, es decir el mismo proceso de formación : LA MATERNIDAD.


“La maternidad es una secuencia de fenómenos concatenados: concepción, gestación intrauterina, nacimiento, gestación extrauterina y crianza. Todos los seres humanos se forman en esa secuencia. No hay otra manera de ser humano; no hay otra vía, otra alternativa. La maternidad no es solo una experiencia o una faceta de la vida de una mujer, sobre todo es el proceso de formación del ser humano. “ 1


 Reunión de porteo Colonia Roma. CD. de México. Organizada por  CargArte 

Ahora bien,  por qué entonces la maternidad ha sido el gran poder oculto.

Desde que el patriarcado se instauro, hace aproximadamente 6.000 años, comenzaron a ocurrir practicas para modificar el vínculo primario de todo ser humano con la vida, ese primer vínculo y forma de entender al mundo son nada más y nada menos que nuestra primera gran relación de amor, el vínculo con nuestra madre, esa primera conexión con la vida después de la vida intrauterina, los vikingos y espartanos lo sabían muy bien, sabían que para criar civilizaciones de guerreros y esclavos había que separar a los bebés de sus madres, de este modo el individuo podía ser moldeado de tal forma que pudiese obedecer ordenes sin cuestionarlas, incluso cuando dichas ordenes atentarán contra su propia vida y la de otros, era mucho más fácil separar a un adulto de su tierra, llevarlo a luchar, a conquistar tierras, asesinar en nombre de un imperio, a “dar su propia vida” a favor de la vida y el poder de unos cuantos, si dicho hombre se le separaba de su madre desde bebé, pues algo en el vínculo primal se había roto y de este modo no habría una necesidad de vínculo y respeto a la vida propia y la de los otros, así que no hay mucha diferencia entre los guerreros y los esclavos, estamos hablando de una humanidad criada con el mismo fin, servir al poder en manos de unos cuantos.

En los últimos años las neurociencias han realizado exhaustivos estudios sobre los efectos de la desvinculación materna en el cerebro de los bebés, y las repercusiones en sus relaciones a lo largo de su vida. Se han encontrado que muchas afecciones y patologías neurológicas están relacionadas con la “falta de mamá”.

Pueden buscar a Michel Odent y Nils Bergman que han dedicado gran parte de su vida a estos estudios y han sido activistas a favor de la salud primal.

Del mismo modo, que se separo a los bebés de sus madres, para no recibir la sustancia física ni sutil de ellas, se separo a las mujeres de su propio cuerpo, para poder entender la repercusión del poder que se ha ocultado en la forma en la que nos presentan y nos educan respecto a la maternidad, hay que incluir a la misma como una de las etapas sexuales más poderosas de la mujer.

 Círculo COmadres Coyoacán. 2015 

“En diferentes momentos de la historia, la sexualidad de la mujer implicada en la maternidad se ha mantenido oculta tras el fantasma de la brujería, inventado precisamente con el fin de poder condenarla y reprimirla sin tener que mencionarla, eliminando todo rastro de su función bondadosa y benefactora para los seres humanos.
El deseo materno es la continuidad de la vida; la sustancia común de la que estamos hech@s, hombres y mujeres, de cualquier raza, de cualquier país, de cualquier religión o creencia política.”
Ibídem



Si a las mujeres se nos educa para castrar la conexión con nuestra matriz, la maternidad que esta total y rotundamente conectada con la misma, será del mismo modo castrada, desde niñas somos educadas para no reconocer el poder que nos habita dentro, y así se concatenan los hechos, llegamos a la maternidad profundamente desconectadas de lo más grande y poderoso que somos.

“El ser humano, en su integridad original es incompatible con la dominación, y por ello, el objetivo de la perversión de la maternidad siempre ha sido y es el de sabotear el proceso de formación del ser humano (cambiar las madres para cambiar el mundo).”    
Ibídem


Estamos hablando de siglos de dominación, de siglos de castración, no sólo de las mujeres, a los hombres también se les ha castrado, se les ha negado la misma posibilidad que a nosotras, la de recibir esa primera sustancia materna al nacer.

La maternidad ha sido el gran poder oculto, por que se encontró que alienando nuestro vinculo con la madre, podíamos ser dominadas y dominados, a las mujeres se nos educo para entre tanto concebir desde la dominación también y así llegamos a la actualidad.

 “La recuperación de la maternidad por un lado puede parecer una cosa muy difícil y lejana, pero por otro, puede ser fácil e inmediata, puesto que está ahí, pertenece a nuestra condición humana.  Implica dos cosas también aparentemente difíciles: la recuperación de la sexualidad femenina, y la recuperación de las relaciones armónicas entre hombres y mujeres (pues no hay otro modo de recuperar la maternidad).  Pero ambas están latentes: todo el mundo prefiere, muchos hombres también, las relaciones armónicas a las relaciones de dominio; y todas las mujeres preferirían disfrutar de la maternidad en vez de padecerla, si supieran que ello es posible. Por eso, desde mi punto de vista, no es tan difícil recuperar la maternidad.

En nuestra sociedad no solo hay una castración cultural, también hay una latencia irreductible, con una fuerza impresionante, que explica los continuos y enormes esfuerzos, las elaboradas estrategias de represión que implementa la nueva dominación para contenerla.  Por eso pienso que en realidad es muy fácil; por nuestra parte no tenemos que diseñar estrategia alguna, sólo  explicar la verdad de las cosas, y creo que hay mucha gente que las sabe y que está dispuesta a explicarlas.”

Ibídem


La propuesta para comenzar un cambio respecto a nuestra relación con la maternidad es de nuevo tomar el poder de nuestra sexualidad y nuestra potencia vital. La maternidad no es asunto sólo de la mujeres, es el tema que nos compete a todos y a todas, la maternidad es la gran oportunidad de cambiar al mundo, queremos otro mundo, la relación con la maternidad debe cambiar, estamos hablando del futuro de la humanidad, de la oportunidad de volver a ser seres humanos conectados con la vida, la propia, la de las otras y los otros y del planeta que habitamos.

La revolución materna es (s)util, es íntima, esta al alcance de todas y todos, es la forma más contundente que conozco de colectivizar el cambio y volver al amor.

Cantar y jugar. Sesión con Rosa Zaragoza  en su primera visita a México 
Círculo COmadres Puebla 2014

1. Rodrigañez Bustos Casilda. PRESENTACION DEL SITIO. Por qué es importante la maternidad. casildarodriganez. https://sites.google.com/site/casildarodriganez/


Texto escrito apropósito de la conferencia con el mismo nombre (Maternidad,  el gran poder oculto ) dada por Lila Guerrero en el marco del Festival de Carpas Rojas México (8 de Noviembre 2015).



Lila Guerrero
Madre, doula, artista escénica, autora y gestora general de COmadres.
Sesiones personalizadas de acompañamiento posparto.
Contacto: lilaromeroguerrero@gmail.com 













    



Tal vez también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...